Declaración de principios de las candidaturas independientes

La representación del alumnado de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) se encuentra polarizada en dos sectores: por un lado, el afín a Ikasle Abertzaleak; y, por otro, el cercano a Lurgorri. Ambos sindicatos de estudiantes se corresponden con importantes agrupaciones políticas, de las que reciben apoyo y difusión en los medios.

La realidad, en cambio, es que ninguno de los dos sectores agrupa el mayor número de representantes. Tanto un sector como otro se tiene que apoyar en un amalgama de candidaturas, colectivos y asociaciones de estudiantes sin vinculación ideológica para poder alcanzar la representación institucional o la base social del conjunto del alumnado. La realidad es que somos candidaturas independientes las que alcanzamos el mayor número de centros y votos entre nuestros compañeros.

Apartidistas, pragmáticos y comprometidos, estos colectivos independientes nos presentamos con pocos medios y ninguna difusión a unas elecciones para elegir quiénes queremos que nos representen en el claustro de la universidad y las juntas de los centros. Intentamos dar voz a nuestros compañeros, que son tan o más diversos que quienes componen nuestras listas; intentamos concienciar a un profesorado que desconoce en demasiadas ocasiones la normativa y los derechos que tenemos; intentamos que se nos tenga en cuenta a la hora de diseñar la gestión de nuestras facultades y escuelas, campus y universidad.

Cansados de que los horarios se hagan de espalda a los alumnos, de que aquellos que se erigen en adalides de los estudiantes no participen en los órganos para los que son elegidos, de las consignas que no se materializan en propuestas, de servir de coartada para que un sector u otro critique o defienda la política educativa del partido de turno, hemos decidido presentarnos a las elecciones.

Nuestro compromiso es servir a nuestros compañeros, no a una ideología, ni a unos intereses particulares. Participamos y participaremos en el debate de la política universitaria, pero con un prisma distinto: el de quien se fija en lo que se propone, y no en quién lo propone.

Vamos a colaborar con quien defienda y quiera representar al alumnado, pero no nos vamos a dejar instrumentalizar por los intereses de un lado u otro. Se han escrito a veces reglamentos y normativas enteras al servicio de algunos; omitido e ignorado, otras tantas, para asegurar una ficción de participación estudiantil en algunos órganos; y se ha permitido que los recursos de la universidad los hayan patrimonializado unos pocos y puesto al servicio de sus ideologías.

No hay temas importantes y secundarios: nos preocupan y nos ocuparemos desde la copistería y la sala del comedor, hasta los recortes y exclusión de los alumnos vascos de las ayudas del Ministerio al programa Erasmus; desde el endurecimiento de los requisitos de las becas de colaboración a los estudiantes de los grupos de investigación, hasta el diseño de unos horarios adaptados al alumnado y no solo en el profesorado; o el cumplimiento de la Normativa de Gestión Docente a la hora de evaluarnos.

Vamos a participar no solo en unas juntas de centro con demasiados asientos vacíos y un claustro universitario atrofiado a dos reuniones de control al año. Vamos a participar en los consejos de estudiantes de campus, y reactivaremos aquellos que se mantienen bloqueados. Vamos a exigir que la participación del alumnado pase del papel mojado de un plan a algo más que una comisión. Vamos a intentar que en la representación del alumnado participen unos delegados olvidados por no poder ser controlados por los sindicatos de estudiantes. Vamos a cumplir con lo que nuestros compañeros nos exigen, no con los dictados de un partido.

Las candidaturas independientes creemos que es fundamental que la representación se mantenga al margen de los partidos políticos, sus asociaciones juveniles, los intereses de las empresas, los sindicatos o cualesquiera otros movimientos que conlleven la pérdida del libre pensamiento, o que pongan en peligro la integridad de las decisiones tomadas en el seno de los consejos de estudiantes. La representación estudiantil no debe ser nunca un trampolín hacia la política.

Es por todo esto que los abajo firmantes nos comprometemos a ejercer la representación de nuestros compañeros desde el espíritu crítico, la honradez y la transparencia, la independencia de los poderes políticos, basándonos en una democracia participativa, con respeto a la legalidad vigente, y, sobretodo y ante todo, por los estudiantes y para los estudiantes.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: