Un año intentso (III)

Ritmo frenético:

Se podía haber esperado que tras la reducción del tamaño del Consejo Central de Estudiantes el número de asuntos que se pudieran llevar al mismo tiempo fuera menor, pero aquellos meses de verano demostraron aparentemente lo contrario. No tiene sentido realizar una lista de todas las iniciativas y aspectos sobre los que se realizaron posicionamientos existiendo la memoria correspondiente, pero no está de más mencionar algunas cosas.

“Zure ikasketak, zure modura” campaña del Consejo del Estudiantes  (2011)

La puesta en marcha en redes sociales y radio de la campaña para el fomento de las matriculaciones en euskera fue uno de los primeros aspectos. La idea, que inicialmente se reducía a un breve escrito animando a los estudiantes del modelo D a seguir estudiando en euskera en la universidad, acabó convirtiéndose en la primera campaña institucional del Consejo de Estudiantes y que este se año se ha vuelto a reeditar con éxito.

Siguiendo con ello, el Central se posicionó sobre otros aspectos como el decreto de acreditaciones de euskera, por el cual un estudiante que cursara en dicha lengua sus estudios en la universidad podría reconocer en las ofertas públicas de empleo (OPE) el nivel EGA (o correspondiente). Aspectos que en su momento se veían lejanos, como la propuesta para constituir un Consejo Vasco de Estudiantes Universitarios o la entrada del alumnado en  UNIBASQ no solo se volvían a poner sobre la mesa, sino que contaban en muchas ocasiones con la receptividad e interés del Gobierno Vasco.

Eran temas que venían de atrás y se que habían enarbolado desde Lurgorri, pero que contaban con el consenso del resto de miembros, quienes mirábamos extrañados como en otras comunidades se daban pasos en estos temas, mientras el País Vasco hasta hacía no tanto parecía enrocado en lo contrario.

Y la maquinaria no se detuvo…

Acabados los meses estivales el ritmo no decayó y el Central se metió de lleno en una los temas complicados: las ayudas económicas a Asociaciones y Consejos de Estudiantes. Sin entrar en los entresijos del debate, nos encontrábamos con un número decreciente de solicitudes, la desaparición de varias actividades clásicas y una gestión de estas solicitudes… no del todo uniforme. Es decir, de la misma manera que a veces se sometían  al pleno de la asamblea si conceder o no una ayuda económica, otras veces (sin que mediara criterio claro) se resolvían de oficio desde la tesorería o presidencia.

El reglamento, con sus pros y sus contras, intentaba establecer criterios objetivos y una comisión para la evaluación de las peticiones, así como un techo máximo del 80% de la actividad total a cubrir por el Consejo de Estudiantes. Y esto era un cambio significativo para actividades culturales que dependían en muchos casos exclusivamente de las subvenciones del Central.

También el tema del deficitario transporte público se había vuelto a poner de actualidad antes de verano, en Gipuzkoa con la implantación de la OTA en Ibaeta, que el propio Vicerrectorado de Campus había solicitado (o apoyado) y en Bizkaia con la falta de aparcamientos para alumnos debido a, entre otros motivos, el aumento de alumnos debido al traslado de la Escuela Universitaria de Magisterio a Leioa y el gran número de espacios reservados para personal de la universidad. Las ramificaciones de estos aspectos serían largas de contar y de mayor trascendencia de la que pudiera aparentar.

Concentración de estudiantes contra la OTA en Ibaeta (2011)

Finalmente los consejeros de gobierno del alumnado, Jon Insausti y Aitor Agirre, arrancaron el compromiso al Equipo Rectoral de establecer aparcamientos de uso exclusivo para el alumnado y la problemática empezó a reconducirse. No es que el problema se solucionara (el transporte público sigue siendo deficiente y faltan plazas), pero la negociación dio sus frutos.

Y vuelta a empezar…

Para mi o para mal, el proceso electoral volvía a ponerse en marcha cuando apenas llevábamos unos meses en el cargo y se convocaban las elecciones estudiantiles para elegir los representantes en las Juntas de Centro y el Claustro de la Universidad. De los miembros del primer órgano se constituyen los Consejos de Centro (y entre sus presidentes, el Consejo de Campus) y de entre los claustrales se eligen los Consejeros de Gobierno.

Siendo finalmente el Consejo Central un órgano de composición paritaria, por un lado los representantes de los Consejo de Estudiantes de Campus (junteros) y por otro los Consejeros de Gobierno (claustrales). Si no os habéis aclarado, es normal, aquí un esquema…

¿Los resultados? los esperables, el equilibrio de fuerzas en cada Campus parecía que se mantendría. En las Juntas de Facultad o Escuela de Álava Ikasle Abertzaleak tenía una representación similar a la de las listas independientes, en el caso de Bizkaia arrasaban las independientes y en Gipuzkoa se imponían también estas candidaturas a las de IA, dejando entrever cuales serían los resultados en los Consejos de Centro y posteriormente Consejos de Campus.

En el caso del Claustro:

  • en el campus de Araba IA se alzaba vencedor, consiguiendo un Consejero de Gobierno, Asier Eguren
  • en Bizkaia las listas independientes se aliaron para apoyar las de Lurgorri, obteniendo este sindicato los dos consejeros, Aitor Agirre y Jon Ander Ormaetxea
  • en Gipuzkoa las candidaturas independientes se impusieron a la de IA, eligiendo a María Garrapiz.
  • entre los estudiantes de posgrado salió electa una independiente también, Nerea Lago en este caso.

Elecciones de los Consejeros de Gobierno en el Claustro (2012)

Hacia abril se renovaron los Consejos de Campus, manteniéndose el esquema: Álava (IA), Bizkaia (Lurgorriindependientes) y Gipuzkoa (independientes). La única novedad significativa, más allá del baile de cargos, fue la entrada de un independiente en la ejecutiva del Consejo de Estudiantes de Araba, aunque por desgracia la tónica se mantendría en lo referente a este Campus. El órgano siguió sin ser convocado y los representantes alaveses en los distintos órganos tampoco dieron señales de vida después de ser elegidos.

La asamblea del Consejo de Estudiantes de la UPV/EHU quedaba por lo tanto de la siguiente manera (10):

Por Araba (2):

  • consejero de gobierno: Asier Eguren (IA)
  • presidente del Consejo de Campus: Iraitz Arizabaleta (IA)

Por Bizkaia (4):

  • consejero de gobierno: Aitor Agirre (Lurgorri)
  • consejero de gobierno: Jon Ander Ormaetxea (Lurgorri)
  • presidente del Consejo de Campus: Aratz Castro (Lurgorri)
  • representante del Consejo de Campus: Unai Martínez (independiente)

Por Gipuzkoa (3):

  • consejera de gobierno: María Garrapiz (independiente)
  • presidente del Consejo de Campus: Adrian Llorente (independiente)
  • representante del Consejo de Campus: David Martín (independiente)

Posgrado (1):

  • consejera de gobierno: Nerea Lago (independiente)

Un mismo panorama, distintos resultados

Había quedado claro que el Central, aun existiendo divergencias, podía funcionar. El Consejo de Estudiantes se había quitado de encima la rémora de ser el órgano más ineficaz de la universidad y empezaba a vislumbrarse lo que iba a ser su estructura definitiva, pendiente de que se aprobara el reglamento del alumnado.

Y si, el que funcionara era una noticia.

Concentración contra los recortes antes del inicio del Claustro Extraordinario (2012)

Concentración contra los recortes antes del inicio del Claustro Extraordinario (2012)

No solo había cumplido las funciones estatutarias que le correspondía sino que había conseguido coordinar con notable éxito la acción de los representantes independientes y de Lurgorri en el Claustro, posicionarse claramente contra los recortes en educación (especialmente, contra la subida de tasas) y de la supresión de titulaciones, entre otras. Es decir, se había conseguido la unidad de acción y hacer llegar la voz del alumnado.

Y diga lo que se diga a continuación, nada de esto se ha perdido.

Es verdad que el consenso está abocado a desaparecer, tanto por las elecciones que se celebran anualmente como por la lucha de poder de las distintas corrientes, pero hay algo que está claro: se ha abierto una nueva etapa.

Una pequeña revolución entre los estudiantes… la del consenso” (05/06/2011)

Rueda de prensa del Consejo de Estudiantes sobre los recortes (2012).

De la misma manera que en el Consejo de Bizkaia las listas sin vinculación con los principales sindicatos de estudiantes habían apoyado a Lurgorri, en Gipuzkoa los independientes recibieron el apoyo del representante de esta asociación. Se cumplió la premisa de que por encima de las diferencias debía imponerse el remar en una misma dirección y ser útiles a nuestros compañeros.

Pero la renovación del Consejo (Central) de Estudiantes de la UPV/EHU resultó ser harina de otro costal, quizá por el desgaste anterior de intentar mantener el consenso o porque caímos en los personalismos.

Resulta innecesario entrar en las disquisiciones de la negociación, sencillamente, y tras varios intentos y opciones, no hubo acuerdo entre Bizkaia y Gipuzkoa para elaborar una lista conjunta de cara a las elecciones internas.

El Consejo Central fue convocado para renovar sus cargos y no acudieron los representantes de Araba, Gipuzkoa y posgrado (6). Los resultados de la votación fueron los siguientes:

  • presidente: Aratz Castro (Lurgorri, Bizkaia)
  • tesorero: Unai Martínez (independiente, Bizkaia)
  • secretario: Jon Ander Ormaetxea (Lurgorri, Bizkaia)

Horas antes se convocó de manera extraordinaria el Consejo de Gipuzkoa, acordándose  no participar en la constitución y elección del Consejo Central de Estudiantes de la UPV/EHU en Leioa y la renuncia de Adrian Llorente a ser miembro de la asamblea del Central al no haber conseguido que las negociaciones fructificaran, delegando su asiento en dicho órgano en Gorka Maiztegi, vicepresidente del Consejo de Campus. 

Asamblea Extraordinaria del Consejo de Estudiantes de Gipuzkoa (2012)

La ruptura fue más o menos civilizada dependiendo de a quien se pregunte, y los representantes de Gipuzkoa acordaron revisar la situación tras el verano, una vez las aguas volvieran a su cauce.

Y aquí acaba el relato de este mandato.

De cara al futuro

El que el máximo órgano de representación del alumnado esté compuesto solo por Bizkaia es verdad que ha podido ponerlo en cuestión en algún momento, tan cierto como que los independientes de Gipuzkoa tendrán que volver en un momento u otro a la asamblea si no se quieren repetir errores del pasado.

Sin mencionar que el quorum obliga a ello.

Si el año pasado el consenso estaba llamado a desaparecer, en el curso que se inicia tendrá que restaurarse. Resulta insostenible mantener la fractura entre los tres Campus, ya resulta lo suficientemente difícil sostener los lazos de colaboración entre las tres principales corrientes (IA, independientes y Lurgorri) como para trasladar las tensiones al plano institucional.

Los gestos realizados por una de las partes indican que, aun sin la participación de Gipuzkoa en el Consejo Central, se puede trabajar conjuntamente en nuevos proyectos. A su vez, ha quedado evidenciado que los compromisos adquiridos entre las partes se han cumplido y que, más allá de las fricciones puntuales, ha primado el interés colectivo del alumnado.

Queramos o no, aun cuando todas las heridas no estén cerradas, deberá recomponerse el acuerdo. Es posible que la salida de uno de los actores del conflicto no sea suficiente, es posible, pero también que el número de componentes de la asamblea del Consejo es reducido y con ello las posibles combinaciones y soluciones.

Se acercan las elecciones a rector, una nueva reforma universitaria que pone en cuestión a los representantes del alumnado, una dura política de recortes presupuestarios de la que no se librará la universidad, una reestructuración de la oferta de titulaciones y un cambio de los titulares de Educación del Gobierno Vasco.

Y si realmente representamos y servimos a nuestros compañeros no habrá otra opción que afrontar los cambios que vengan con cierta unidad. La otra opción no es una opción.

“Por encima de diferencias ideológicas o grupos concretos, la mayoría de personas que estudian y viven en la universidad, tienen problemas similares que están por encima de las diferencias personales.

Sólo cabe esperar que las personas que recojan el testigo, se den cuenta que en la mayor parte de los asuntos de la vida universitaria, todos podemos remar en el mismo sentido, y que las diferencias pueden ser superadas con voluntad e iniciativa.

No nos equivoquemos, no somos sindicalistas, no somos trabajadores, no somos parados, somos estudiantes, y como tales, debemos trabajar porque nuestra sociedad más cercana, la vasca, sea más justa y equitativa con sus habitantes y con las demás regiones del mundo; debemos servir y ser útiles a nuestra sociedad.

Nunca volverá mayo del 68, pero seguirá habiendo estudiantes que como nosotros hemos hecho, seguirán creyendo en la utopía. Como fueron entonces, serán realistas, y como pocos hacemos ahora, pedirán lo imposible.

Mientras haya estudiantes, habrá nuevas ideas e inquietudes, habrá militancia real y habrá posibilidades de cambio y avance. Los que ya dejamos la universidad, no podemos olvidar a las siguientes generaciones, y en la medida de lo posible, debemos trabajar por legitimar esta labor tan poco reconocida en la mayoría de los casos.

A todos aquellos que antes que nosotros estuvieron, a todos los que habéis estado en este periodo, y a los que estáis por venir, gracias.”

(Movimientos estudiantiles: La representación estudiantil en la UPV/EHU en el periodo 2000-2007. Iñaki García)

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: