Un año intenso (I)

(…) el consenso está abocado a desaparecer, tanto por las elecciones que se celebran anualmente como por la lucha de poder de las distintas corrientes, pero hay algo que está claro: se ha abierto una nueva etapa.

“Una pequeña revolución entre los estudiantes… la del consenso” (05/06/2011)

Siempre resulta difícil intentar narrar lo ocurrido en un año, pero cuando uno es partícipe probablemente más aun. Así que antes de empezar, permitidme dibujaros cual era la situación que nos precedía.

Inestabilidad intrínseca

Más allá de las situaciones particulares de cada Consejo de Estudiantes de Centro, el panorama de la representación del alumnado hacia el final del mandato del rector Juan Ignacio Pérez (2004 – 2008) resultaba descorazonador.

Galder Gonzalez, presidente del Consejo de Central de Estudiantes de la UPV/EHU en el 2006 (erabili.com)

Si el enfrentamiento entre el equipo de Igor Ortego y Gálder González (Candidatura Alternativa: Ikasle Abertzaleak, Lurgorri, Izquierda Universitaria, etc.)  había capitalizado el periodo hasta el 2005, dos años después la situación se había repetido entre Carlos García (Nuevas Generaciones, NNGG) y Asier Lauzurika y Oihana Etxebarrieta (Ikasle Abertzaleak, IA) con la anulación de las elecciones del Consejo Central de Estudiantes. En este caso no se podía hablar de que aquello hubiera desestabilizado el máximo órgano de representación del alumnado de la universidad, tras lo ocurrido en el 2005 (que hubo de solucionarse vía decreto del rector y sorteo) que el Central estaba fracturado estaba claro desde hacía tiempo.

Aquello solo era una más de la larga retahíla de espectáculos que ese amalgama de representantes sin vinculación con los sindicatos de estudiantes tuvimos que observar desde la barrera.

La prensa por lo general se limitó a reproducir la nota de prensa de una de las partes (“NNGG del PP denuncia el miedo que impone ikasle abertzaleak en la UPV) y no recogió el fondo de la cuestión ni el motivo de la anulación de las elecciones: las reiteradas irregularidades del proceso electoral.

Salvo en el caso de El País:

Comicios repetidos

El rector de la UPV, Juan Ignacio Pérez, ha instado al Consejo de Estudiantes a volver a convocar las elecciones entre el alumnado, debido a las quejas recibidas en el Rectorado, según adelantó ayer Efe. Nuevas Generaciones (la organización juvenil del PP) pidió en marzo que la victoria de los independentistas de Ikasle Abertzaleak (IA) en los comicios de enero fuese declarada nula, alegando que ganó mediante “irregularidades y el miedo”.

La secretaria del Consejo y miembro de IA, Oihana Etxebarrieta, aseguró a EL PAÍS que el problema ha sido burocrático. Por un lado, dos estudiantes impugnaron los resultados porque no recibieron la carta que les convocaba a votar. “Los envíos los hace un trabajador contratado, no es cosa nuestra”, sostiene. Además, el Consejo incumplió el plazo mínimo entre la convocatoria y el día de las elecciones. “Fue un error por falta de información y ajuste de calendario”, añadió.

Con sinceridad y a pesar de los pesares, habiendo siendo testigo de ello… resultaba imposible que el proceso electoral no fuera irregular.

Carlos García, presidente de Nuevas Generaciones del País Vasco (2008)

Carlos García, presidente de Nuevas Generaciones del País Vasco (2008)

La mayoría de los Consejos de Estudiantes ya no solo carecían de un certificado que respaldara a los representantes que enviaban al Consejo Central, es que por norma general los Consejo de los Centros no tenían un acta donde se recogiera la relación de miembros y cargos. Cualquiera podía aparecer en las elecciones y pasar por “representante del Consejo de….”, sin mencionar que la no petición del DNI o el carnet de estudiantes no hacía sino empeorar la situación.

Imaginad lo que habría sido intentar funcionar en Comisiones o Grupos de trabajo, que suelen suponer por lo general la base de la actividad de los órganos colegiados y más de ese tamaño.

Inactividad paralizante

Pero la causa de la situación del órgano no la encontrábamos en los choques entre las distintas corrientes, eso era de esperar, sino en sus responsables. Desde el 2007 hasta el 2011 el Consejo Central apenas era llamado para la renovación anual de sus cargos, las asambleas brillaban por su ausencia (entre una o dos al año), el único tema a tratar solía consistir en apoyar el manifiesto correspondiente contra el Proceso Bolonia y, a petición de los propios candidatos, las elecciones a rector en una ocasión.

Mientras la representación del alumnado no solo seguía desarticulada y caótica, con casi 10 Consejos de Centro sin constituirse en algunos momentos, perdiendo el representante del Consejo Central en el Consejo de Gobierno, sin aparecer en las Juntas de Campus, etc. sino que incluso cuando se ponían asuntos sobre la mesa de importancia y sin connotaciones políticas por parte de los miembros de la Asamblea de Representantes, el Consejo Central apenas se limitaba a asentir.

La única función que el Central era capaz de cumplir se limitaba a la concesión de las ayudas económicas a los Consejos de Centro y Asociaciones de Estudiantes. Y porque dicha responsabilidad correspondía otra asociación de estudiantes,  Lurgorri en este caso.

Es decir, lo que heredábamos era un órgano que llevaba años sumergido en las luchas internas, inactivo en lo relativo a sus funciones estatutarias e incapaz de debatir, posicionarse y hacerse oír en lo que afectaba al alumnado. Y permitirme añadir una característica más, esta vez de cosecha propia, un órgano totalmente desconocido para sus representados, es decir, para los estudiantes.

Y el Consejo… se reunió

Finalmente en el 2010/2011, con la aprobación de los nuevos estatutos de la universidad, se inició el cambio que cristalizaría en la constitución de los tres Consejos de Campus y la transformación de la estructura del Central. Y ello nos lleva a donde lo habíamos dejado en el último post (Una pequeña revolución entre los estudiantes… la del consenso).

Acostumbrados a que temas como la nueva oferta docente de los grados, el Concierto de la UPV/EHU con Osakidetza, el máster de acceso a la abogacía, los problemas de Ingeniería de la Edificación, los cambios del plan de estudios de Arquitectura, etc. no fueran incluidos nunca en los escuetos órdenes del día del Consejo Central (cuando los había) el que el Consejo se reuniera para tratar un problema que afectaba al conjunto del (futuro) alumnado como el problema de la PAU de Química (prueba de acceso a la universidad, o selectividad) resultó… interesante.

La reunión de la Comisión Permanente se produjo de urgencia y es posible que no se realizara bajo las mejores circunstancias: se habían recibido más de 300 quejas, la presión y expectativas por parte de los estudiantes aumentaban y la postura de la universidad parecía inamovible y no se asumía ningún error (se hablaba aun de errata). Sin mencionar la presión de los medios de comunicación que reproducían cualquier avance, petición o postura del Consejo de Estudiantes (El CorreoDeia, Diario Vasco, El País, Noticias de Gipuzkoa20 minutos).

Manifestación frente a la Delegación de Educación de Bilbao de los estudiantes que reclamaban la repetición de la PAU (14 de Junio 2011)

Para bien o para mal supuso el salto del Consejo de Estudiantes a la esfera pública y se pudieron vislumbrar ya algunos de los problemas que se repetirían durante el resto del curso, como las primeras discrepancias y la no participación de las representantes del Consejo de Estudiantes de Álava, Irati Zuñiga y Enara Almeida de IA, en el órgano. ¿El motivo? Es una de las muchas preguntas que Ikasle Abertzaleak debería responder en algún momento.

El debate en la Comisión Permanente giró alrededor de si pedir o no al Equipo Rectoral la repetición de la PAU de química, era una petición condicionada por la existencia o no de las irregularidades que se denunciaban y a fin de cuentas el tomar esta determinación condicionaba el resto de peticiones.

La resolución que se acordó finalmente fue no pedir dicha repetición y si en cambio que la UPV/EHU se pronunciara sobre si el examen realmente se había ajustado al temario a través de una comisión independiente que determinara sobre la cuestión, que se presentara antes de un año un protocolo para evitar este tipo de problemas y el cese de los responsables de la coordinación de la PAU de Química.

Estudiantes protagonizan una protesta en el Boulevard de Donostia (14 de junio del 2011)

Estudiantes protagonizan una protesta en el Boulevard de Donostia (14 de junio del 2011)

De todos estos aspectos solo se consiguió el último, el nefando Ángel Valea no volvería a ocuparse de las tareas de coordinación en el 2011/2012. Ya si fue un cese, dimisión o no renovación es harina de otro costal.

Sobre lo conseguido al final… se podrían decir muchas cosas, pero el Consejo Central de Estudiantes fue capaz de responder a una situación de presión y demanda por parte del (futuro) alumnado. Mejor o peor, pero fue capaz de hacerlo, algo que hacía unos meses habría resultado difícil de imaginar.

Adrian Llorente Aginagalde,

presidente de la Asociación de Estudiantes de Medicina /

Medikuntzako Ikasleen Batzar burua

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: