Los estudiantes de Medicina alertan de que la saturación amenaza la calidad (ElCorreo)

(Edición impresa)

Denuncian que el Gobierno vasco incumple el límite de plazas de la UPV al admitir a 350 alumnos

:: MARTA FDEZ. VALLEJO BILBAO. El Consejo de Estudiantes de la Facultad de Medicina de la UPV mostró ayer su rechazo a la decisión del Gobierno vasco de ofertar 350 plazas en Medicina, cuando los responsables de la Universidad habían colocado el límite en 265. Denuncian el incumplimiento por parte del Ejecutivo de esos números clausus y alertan de que no hay espacio ni medios en la facultad de Leioa y en las unidades docentes de los hospitales vascos. Alertan de que la saturación del centro va a provocar «un claro perjuicio en la calidad de la enseñanza».

Los representantes del alumnado califican de «grave» la actitud del Gobierno vasco por no atender la propuesta de la UPV y hacer «caso omiso» a la situación que atraviesa la facultad. «Este año hemos tenido serios problemas de espacio», destaca el presidente del Consejo, Diego Manzano. En el curso 20112012 se ofertaron 260 plazas para el grado en Medicina. Sin embargo, la Universidad matriculó a un número mayor en previsión de las renuncias posteriores -principalmente de jóvenes de otras comunidades que se inscriben en varios centros a la vez-, pero los cálculos fallaron.

Se quedaron 373 estudiantes en las aulas de Leioa. Y este año entrarán 350 más, a los que hay que sumar los de Fisioterapia.

Los alumnos apuntan, además, que la situación de las unidades docentes de la UPV -en los hospitales de Cruces, Basurto, Donostia y Txagorritxu-, en las que se imparte el segundo ciclo de la carrera, es peor. «Están desbordadas. La capacidad de las cuatro ronda los 200 alumnos en total. Si no se hace una inversión estructural y docente, no podrán acoger a todos los nuevos matriculados», critican.

La nueva facultad, en 2017

El Consejo argumenta, además, que cada vez se convocan menos plazas MIR -de formación especializada, obligatorias para acceder a la sanidad públicapor la crisis, lo que aboca a cientos de médicos al paro. «Nos parece incomprensible que las plazas MIR desciendan y se aumente las matriculación en las facultades», se lamentan. Han solicitado la comparecencia de los consejeros de Sanidad y Educación en el Parlamento para justificar su postura.

La Universidad recuerda que la decisión sobre el número de matrículas de cada grado la toma el Gobierno vasco, y que la institución académica solo hace una propuesta. La UPV planteó ofertar 265 plazas, al considerar que con los medios actuales es el máximo de estudiantes a los que se puede garantizar una formación en «plenas condiciones», señala el vicerrector Juanjo Unzilla. El Ejecutivo hizo otras cuentas. Sanidad pidió 400 matrículas nuevas, tras analizar la necesidad futura de médicos en Euskadi por el envejecimiento de la población, el incremento de pacientes crónicos y la exigencia de profesionales euskaldunes.

«Se valoró y se decidió fijar la cifra en 350, que es parecida a la de este curso», apunta el viceconsejero de Universidades, Pedro Luis Arias. El ministerio dio el visto bueno a la propuesta. La UPV admite que deberá hacer un «esfuerzo» para enfrentarse a las nuevas necesidades. Ha solicitado más recursos materiales y docentes. De hecho, el Gobierno vasco estudia ya dedicar más servicios de los hospitales y médicos a las unidades docentes. La nueva Facultad de Medicina de la UPV, proyectada junto al hospital de Basurto, paliaría las estrecheces actuales pero su construcción no está prevista hasta 2017, si la crisis lo permite.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: